martes, 1 de abril de 2014

Lascia ch'io pianga, de la ópera Rinaldo

Georg Friederich Händel, autor del aria Lascia ch'io pianga, nació en Sajonia (Alemania) en 1685, el mismo año que Johann Sebastian Bach y Domenico Scarlatti

¡Menos mal que ya pasó la moda de las pelucas!

Rinaldo fue la primera ópera que Händel compuso en Londres (1711) y tuvo tanto éxito en su estreno que le nombraron "maestro de orquesta" de la Royal Academic of Music. Händel se quedó a vivir en Inglaterra y allí compuso algunas de sus mejores obras, incluido el célebre himno nacional God save the Queen.

Pincha si quieres saber más sobre el argumento de Rinaldo

Originalmente, la música del aria Lascia ch'io pianga pertenecía a una pieza instrumental de una ópera que el mismo autor había compuesto unos años antes (Almira, 1705). El aria tal y como la conocemos no se incluyó -y cantó- hasta una segunda versión de Rinaldo llevada cabo por el mismo Händel en 1731, es decir, ¡veinte años después de su estreno! Desde entonces, esta pieza se ha interpretado sobre todo de manera independiente.

Mi favorita, la versión del famoso sopranista y contratenor francés Philippe Jaroussky

Lascia ch´io pianga
Deja que llore
mia cruda sorte,
mi cruda suerte,
y che sospiri la libertà
y que suspire por la libertad.

Il duolo infranga
Que el dolor rompa
queste ritorte
estas cadenas
de' miei martiri
de mi martirio.

Sol per pietà
Sólo por piedad

Lascia ch´io pianga...

En la época de Händel, el Barroco, no existían los derechos de autor y era habitual la reutilización de material musical antiguo propio y ajeno. El hecho de que la música no se pudiera grabar hacía que las composiciones tuvieran en la memoria del público una corta vida, y permitía a los autores reciclar pasajes y fragmentos antiguos. Esto permitió al compositor concluir la partitura en tan sólo dos semanas... y fardar de ello. 

Otra característica de la época es que los papeles femeninos de las óperas eran interpretados por hombres castrati. La voz de los castrati mantenía el timbre de voz de niño y -con el trabajo vocal apropiado y los años- iba adquiriendo unos matices muy admirados para los gustos estéticos de la época. Si queréis saber más sobre los castrati, os recomiendo la película Farinelli, basada en la vida de Carlo Broschi, el castrati más famoso e idolatrado de todos los tiempos.

El aria Lascia ch'io pianga se hizo muy famosa para el gran público a partir del estreno de esta película en los cines.

Os dejo un fragmento con nuestra canción para abrir boca.


4 comentarios:

  1. Gracias María por acercarnos esta maravilla||||||... como siempre muy interesante y bien documentado, chapó|

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De nada! Cuanto más se conoce, más se disfruta. ;)

      Eliminar
  2. Acabo de descubrir el blog, enhorabuena. Lo seguiré a partir de ahora
    Aquí teneis mi web sobre el mundo del violin.
    Un saludo
    Tu violin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan. ¡Ahora mismo le echo un vistazo a tu web! :)

      Eliminar