lunes, 30 de octubre de 2017

Ojalá que llueva café



Juan Luis Guerra Seijas (Santo Domingo, 1957) es un cantautor, compositor, arreglista, músico y productor dominicano que ha vendido más de 30 millones de discos​ y ha ganado numerosos premios, incluyendo 20 premios Grammy.

Su cuarto álbum Ojalá que llueva café (1989) le trajo el reconocimiento internacional. Al ser dominicano, su música está muy influenciada por los ritmos caribeños nativos, como el merengue y la bachata. En este álbum mezcla el merengue con melodías suaves y pistas de fondo súperrápidas, convirtiéndose inmediatamente en éxito en muchos países de América Latina, con la canción del mismo nombre como primer sencillo.

Antes de interesarse por la música, estudió filosofía y literatura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Más adelante, estudió guitarra y teoría musical en el Conservatorio Nacional de Música de Santo Domingo, graduándose finalmente en composición de jazz en el Berklee College of Music de Boston. A su regreso a la República Dominicana, lanzó su primer álbum con un grupo de músicos locales que más tarde se conocerían como Juan Luis Guerra y los 440. El nombre de la banda es un guiño a la afinación musical estándar (La 440). 

Juan Luis Guerra es un artista comprometido socialmente, protesta contra las malas condiciones en muchos países de América Latina, habla de la celebración del "descubrimiento" de América, de los efectos del capitalismo global en las personas y la doble moral de los países del primer mundo. Sus letras cuestionan el sistema político, pero desde una perspectiva profundamente humana, es decir, que las letras se centran en el drama humano que genera la injusticia social.





Ojalá que llueva café en el campo
que caiga un aguacero de yuca y té
del cielo una jarina de queso blanco
y al sur una montaña de berro y miel.
Oh, oh, oh... Ojalá que llueva café.

Ojalá que llueva café en el campo
peinar un alto cerro de trigo y mapuey
bajar por la colina de arroz graneado
y continuar el arado con tu querer.
Oh, oh, oh...

Ojalá el otoño en vez de hojas secas
vista mi cosecha de pitisalé
sembra' una llanura de batata y fresas,
ojalá que llueva café.

Oh, ojalá que llueva café en el campo
peinar un alto cerro de trigo y mapuey
bajar por la colina de arroz graneado
y continuar el arado con tu querer.
Oh, oh, oh, ojalá que llueva café.

Pa' que en el conuco no se sufra tanto,
ojalá que llueva café en el campo,
pa' que nuestros pueblos oigan este canto,
ojalá que llueva café en el campo,
pa' que todos los niños canten el campo,
ojalá que llueva café en el campo.

Ojalá que llueva, ojalá que llueva,
ojalá que llueva café en el campo.



NOTA:

Algunas palabras de la canción están asociadas con vocabulario local de la República Dominicana y no aparecen frecuentemente en otras zonas de habla española. Varias de las siguientes definiciones están extraídas del Glosario de afronegrismos de Fernando Ortiz y Fernández.

(1) aguacero: lluvia repentina y de poca duración 
(2) yuca: planta de la que se obtiene harina 
(3) jarina: lluvia ligera, asociado a la idea de la “lluvia de harina” que se ve al pasar la harina por un cedazo o tamiz 
(4) berro: planta utilizada en las ensaladas 
(5) mapuey: planta que puede ser utilizada, entre otros usos, para elaborar tequila 
(6) graneado: con grano 
(7) pitisalé: carne de cerdo o chivo secada al sol que se usa para aderezar algunos platos 
(8) batata: patata dulce o boniato 
(9) conuco: parcela de tierra que los señores cedían a los esclavos; por lo general, pequeño terreno de escaso valor y poco apto para las cosechas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario